sábado, 19 de julio de 2008

HORA DE ADORACION: PABLO, “ESPLENDOR DE LUZ”

Con San Pablo en los dos mil años de su nacimiento

Canto para la exposición eucarística, a elección.


G. Hemos llegado al momento tan esperado… el inicio del año jubilar paulino, que celebraremos con alegría y con acción de gracias, en íntima escucha de cuanto nuestro Padre San Pablo nos comunicará en este tiempo favorable, en este kairos para toda la Familia Paulina y para la Iglesia.

Don Alberione nos repetiría también hoy a nosotros: El reconocimiento más vivo va a Jesús, Maestro Divino, en su Sacramento de luz y de amor; a la Reina de los Apóstoles Madre nuestra y de todo apostolado; a San Pablo Apóstol, que es el verdadero Fundador de la Institución. De hecho, él es el Padre, Maestro, ejemplo y protector. Él se ha hecho esta familia con una intervención tan física y espiritual que nosotros ni siquiera ahora, al reflexionar, podemos entenderlo bien; y mucho menos explicarlo. Todo es suyo. De Él, el más completo intérprete del Maestro Divino, que aplicó el Evangelio a las naciones y llevó las naciones a Cristo. De Él, cuya presencia en la teología, en la moral, en la organización de la Iglesia, en las adaptaciones del apostolado y de sus medios a los tiempos, es vivísima y substancial; y permanecerá tal hasta el fin de los siglos Todo movió, todo iluminó, todo alimentó; fue guía, ecónomo, defensor y apoyo; en todas partes donde la Familia Paulina se estableció (…). No lo hemos elegido nosotros; por el contrario, es él San Pablo, quien nos ha elegido a nosotros.

La Familia Paulina hoy, debe ser San Pablo viviente, según la mente del Maestro Divino; operante bajo la mirada y con la gracia de María Reina de los Apóstoles (CVV 212). Con el corazón pleno de reconocimiento, elevamos nuestra alabanza al Señor.

Canto de alabanza a elección.

L. El Papa, al convocar el Año Paulino, el 28 de junio de 2007, proponía estas motivaciones:

"Como en los inicios, también hoy Cristo necesita de apóstoles prontos a sacrificarse. Necesita de testigos y de mártires como San Pablo: un tiempo, violento perseguidor de los cristianos, cuando en el camino de Damasco cayó a tierra del caballo, encandilado por la luz divina, sin dudarlo, pasó a la parte del Crucificado y lo siguió sin replanteárselo. Vivió y trabajó por Cristo, por Él sufrió y murió. ¡Su ejemplo es muy actual!... El apóstol de los gentiles, particularmente comprometido a llevar la Buena Noticia a todos los pueblos, se ha prodigado totalmente por la unidad y la concordia de todos los cristianos. Quiera él guiarnos y protegernos en esta celebración de los dos mil años, ayudándonos a progresar en la búsqueda humilde y sincera de la plena unidad de todos los miembros del Cuerpo místico de Cristo".


G. Haciendo nuestras las intenciones del Papa, invocamos al Señor por intercesión de San Pablo, para que el año que iniciamos sea un tiempo fuerte para toda la Iglesia y en particular para nuestra Familia Paulina.

Beatísimo Pablo Ruega por nosotros

Tú que alcanzaste la misericordia de Dios,
Tú, en quien se manifestó el Hijo de Dios,
Tú, que fuiste un instrumento elegido por Cristo,
Tú que fuiste nombrado predicador, apóstol y maestro de los gentiles en la verdad,
Tú, cuya misión estuvo acompañada de signos y prodigios,
Tú, que fuiste fiel ministro de la Iglesia,
Tú, que entregaste a los pueblos el Evangelio de Cristo y tu misma vida,
Tú, que llevabas a los cristianos en tu corazón y en tus cadenas,
Tú, que fuiste crucificado con Cristo,
Tú, en quien Cristo vivía y actuaba,
Tú, a quien nada ni nadie podía separar del amor de Cristo,
Tú, que soportaste cárceles y tribulaciones,
Tú, que padeciste heridas y peligros,
Tú, que fuiste arrebatado al cielo, cuando aún vivías en este mundo,
Tú, que ensalzaste tu ministerio,
Tú, que esperaste confiado el premio por la misión cumplida,

Cordero de Dios, que convertiste a Pablo perseguidor,
Perdónanos Señor
Cordero de Dios, que premiaste a Pablo apóstol,
Escúchanos Señor
Cordero de Dio, que glorificaste a Pablo mártir,
ten misericordia de nosotros

V. Tú eres un instrumento elegido, apóstol San Pablo.
R. Anunciador de la verdad en el mundo entero.

G. Pablo fue un docilísimo instrumento del Espíritu Santo. El mismo Espíritu viene también hoy “en ayuda de nuestra debilidad porque no sabemos qué pedir en la oración ni cómo pedirlo…”. Dejemos que el spíritu, con su lenguaje, interceda por nosotros ante el Padre.


La vida de Pablo, pero también la nuestra, se realiza en una corriente de gracia: Pablo se siente amado, se siente impulsado por el amor de Dios, se siente movido por la fuerza misteriosa del Espíritu que lo guía y lo prepara a vivir en la libertad.

Lectura: De la Carta de San Pablo a los Romanos (8,28ss)

A ejemplo del estilo de Pablo, que nos invita a presentar al Señor nuestros cuerpos, es decir, nuestra existencia vivida como ofrenda sacrificial, también nosotros deseamos presentar al Señor nuestra vida, la vida de todas las hermanas y de todos los hermanos del mundo, para que se consume sobre su altar como una vela y sea fuente de luz y de gracia para todos.


(Se llevan al altar cinco lámparas, que representan los diversos ámbitos de la vida paulina para que a la luz y según el ejemplo vivido por San Pablo, sean vividos con nuevo impulso, nueva consciencia, nueva vitalidad… A cada lámpara ofrecida, se canta un estribillo (ejemplo: Las manos alzadas hacia ti…).

El Señor acompaña la vida de Pablo y nuestra vida con una gran certeza: “Te basta mi gracia”, es decir, mi benevolencia, “te basta mi amor”. Convencidos de esto, Pablo llega a una conclusión paradoxal: “Gustosamente, pues, seguiré enorgulleciéndome de mis debilidades, para que habite en mí la fuerza de Cristo” (cf. 2Cor 12,10).

También nosotros deseamos expresar la fe en el poder de Dios que puede actuar más allá de lo que podemos imaginar o pensar. Sintiéndonos en el corazón de nuestro Padre y del apóstol Pablo, extendemos la oración a las dimensiones del mundo…

Canto del Padre nuestro.

Carta de San Pablo a los Efesios (3,14-19)


Al mismo tiempo que pedimos al Señor que nos bendiga, renovamos nuestra fe y en las manos del Padre confiamos toda nuestra vida.

Canto final

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Datos personales

Mi foto
Estudiante de Lic. en Administración de Empresas en la Mención de Informática de la UNESR. Lider del departamento de Atención al Cliente de Tecnología Cima 24, CA. Amante de las carreras, la natación y el Mar.